16/2/14

MIS FOTOGRAFIAS DE ANTEAYER MISMO

Para tomar una fotografía o dibujar cualquier cosa, (a menuda las dos cosas consecutivas) la imágen vista y atrapada debe: Inquietarme, impactarme o emocionarme, (tambien a menudo las tres cosas a la vez.)
Para ello no es necesario salir de mis "hábitats cotidianos" Esparreguera y la ciudad de Barcelona.
Pero asi que viajo, mi estado de conciencia se altera lo suficiente para agudizar la vista y descubrir cosas que atrapar con mi "Samsung" de 90 €  (no hablo de un mobil, sino de una sorprendente maquinilla)
En mis tres años de programa de radio "Excursions Ilustradas" intenté contar por radio (sin imágenes) con ayuda de canciones de los 60/70/80 mis viajes, la mayoría próximos, con la visión de un dibujante dispuesto a detenerse ante cualquier "maravilla", e intentarde alguna manera describirla, con ayuda de anécdotas, historias, historietas y atmósferas vividas.
La filosofía del programa ( fué en la época en que no eras nadie sino viajabas al otro extremo del mundo)
se basaba en que la emoción del viaje reside ,sólo, en sentirte inmerso en un lugar diferente al cotidiano, eso para un urbanita es fácil, construcciones diferentes, sierras y costas sorprendentes, todo ello facilitado por la suerte de vivir en el tercer pais más turístico.
La mayoría de mis fotografías son sorpresas, (con la única condición de ir con los ojos bien abiertos) como la primera puerta (L' Espluga de Francolí) pieza digna de ser trasladada a un museo de arte contemporáneo como una "instalación", ¿puede imaginarse más plástica, diseño y riqueza de materiales, en una puerta?
La segunda es de Prades, escultura en madera, belleza de formas, espero no verla un día convertida en puerta de aluminio.
La tercera, sorpresa total, pedir el menú del día en un restaurante con el añadido de una gaseosa, y que aparezcan con esa maravilla (o a mi que me lo parece)
La cuarta, es una sorpresa a medias, supe por internet de Riudabella, alojamiento de turismo rural, reformado como castillo en estilo medievalista por el 19.  Por la situación en el google map, deduje que lo que no es más que una balsa de reserva de agua, podría parecer un pequeño Rhin, y el castillo ganaría empaque, creo que es así.
La quinta y la sexta, tambien son sorpresas a medias, sabíamos de la sobria iluminación de la puerta/muralla de Poblet cuando fuímos a escuchar los cantos gregorianos de "Completas" a las 8 y media, sabíamos que luciría  luna llena, lo que en no poidíamos preveer es que a nuestra llegada la luna ocupara aquel punto justo en el firmamento.


2 comentarios:

  1. Buen ojo, Isidre, para saber mirar las cosas bellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nevaba mansamente, pero sin vocación de permanencia.
      !Qué bueno! Solateras.
      Que bien que las tres primeras fotos te parezcan bellas. las otras sen lo son de suyo (más o menos)

      Eliminar